Pacto de David - Reflexión 3 Destacado

23 Noviembre 2015 Escrito por 
Publicado en Articulos

En la primera entrega de estas reflexiones, hable sobre hacer cosas para Dios, pero por mandato divino, es decir, Dios pide y el hombre responde a lo solicitado.
En este obrar, quien debe realizar el pedido, solo debe confiar y esperar, ya que al Dios estar involucrado, el proveerá los medios.
Los que de alguna forma han hecho algo, bajo este estilo, saben que pueden contar con provisiones inusuales y milagros financieros.
Y esto produce gozo y fortalece la fe. Cuando es Dios, el que dirige al final, caminas por un terreno, preparado para que puedas cumplir lo que se espera.
Ahora bien, en este caso, haz hecho lo que se esperaba que hicieras y obtienes lo que se te prometió si obedecías. (Buen siervo y fiel, fuiste fiel en lo poco, entra a lo mucho).
Cuando hagan, todo lo que debieron hacer digan: Siervos inútiles somos, pues hicimos lo que debíamos hacer.
Hasta ahora estamos bien.
Sin embargo, es en el segundo grupo, donde quiero, que meditemos más detenidamente, pues creo que, hoy en día, tienen mucho que enseñarnos.
Comencemos por David.
1. Dios no le pidió la construcción del templo, es más, él le dijo, que aunque había habitado en tiendas, todo el tiempo de los jueces, nunca se quejó (1 Crónicas 17. 5-9).
2. La idea fue el resultado del análisis de David, al considerar lo mucho que había recibido de Dios, y su respuesta a estas bendiciones. (1 Crónicas 17.1).
En su análisis, David considero que al habitar en una casa de cedro, y el arca del pacto de Jehová (que representaba la presencia permanente de Dios con ellos), bajo cortinas, era un posible indicativo de vivía más seguro y mejor que su Dios.
3. Llama la atención, como Dios responde, por medio de Natán, a tal proyecto de David, pues vemos que en su respuesta, habla de David, como su siervo.
Si bien es cierto, que David, no construyo el templo, esto lo elevo y por su simple deseo de edificar, algo que no se le ordenó, se estableció lo que hoy llamamos el pacto de David. Uno de los pactos incondicionales que encontramos en las Escritura.
Debo detenerme en este punto, para aclarar, que en Las escritura, se nos muestran, principalmente, dos tipos de pactos.
1. Pactos Condicionales.
En este tipo de pactos, se exige el deber cumplido en las condiciones exigidas en el mismo pacto. Por ejemplo: Si obedeces, te bendigo, sino obedeces, hay consecuencias (Deuteronomio 28).
2. Pactos Incondicionales.
En estos, Dios habla de hacer algo con alguien, independientemente de si obedece o no. En otras palabras, Dios no exige condiciones para cumplir con lo pactado. Este es el mencionado, pacto de David.
Dios no le dijo a David, si te portas bien, voy a hacer que tus hijos sean reyes y los cuidare, no.
Dios le dijo: Yo te haré una casa a ti y los tuyos (1 crónicas 17.10-14)
Ahora piense por un momento, David tiene un simple deseo, y por una simple intención, de hacer algo, que al final no pudo hacer para Dios, aseguró bendiciones inimaginables para él y hasta para su descendencia. ¡Wao!
Ya sé que esto que paso con David, no es una regla para aplicarla a todos los casos.
Antes que salgan algunos teólogos, diciendo que estoy usando libros históricos, para establecer doctrinas, aquí no estoy hablando de pactos, al estilo de pactos de bendición, pactos para manipular a Dios, tipo la corriente de Evangelio de Prosperidad.
No, mi tesis es que, tomando la referencia de David, (y otros más), puedo asegurar que tenemos un Dios que bendice hasta nuestras buenas intenciones.
Luego continuamos con David y su deseo de construir casa a Dios.

Visto 5672 veces Modificado por última vez en Lunes, 23 Noviembre 2015 17:45
Valora este artículo
(0 votos)
Oliver Lora Ovalles

Es el pastor titular de la Iglesia Roca Eterna de Detroit, nace en Santo Domingo capital de República Dominicana, el 6 de noviembre de 1972, conoce a Cristo en la adolescencia, se casó el 1ro. de julio de 1993 con Elizabeth Antonia Infante, la cual tienen un hijo, estudió la carrera de derechos en la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Fotos

myFlickr

орлролпрлорлорлро

Twitter

Dirección

Address:
4300 Lonyo St
Detroit, MI 48210
Tel:
+(313) 582-1897
Website:

markerEncuentranos En Google Maps

Contacto